NOTICIAS

CANDIDIASIS VULVOVAGINAL

19-Ene-2015

La candidiasis es una infección debida generalmente al hongo Candida albicans (C. albicans). Se trata de una levadura que habita en las partes húmedas de nuestro cuerpo como la boca, el intestino, la vagina y los pliegues cutáneos (ingles, ano, etc). En situación de normalidad, la Cándida no provoca síntomas, pero en situaciones de disminución de las defensas o bien por incremento de su virulencia, se multiplica incontroladamente y provoca patología.

  


  

Por lo tanto, la candidiasis suele tener un origen generalmente endógeno, siendo menos frecuente el contagio procedente de otras personas. Las infecciones en personas sanas suelen ser localizadas, manifestándose sobre todo en la piel, las uñas o en las mucosas (gastrointestinal, vulvovaginal..) pero en ocasiones, especialmente en pacientes inmunocomprometidos, puede causar una infección generalizada.

Las personas más susceptibles para padecer infección candidiásica son los prematuros, los trasplantados, los pacientes tratados con quimioterapia, pacientes VIH positivos, etc.

Se estima que alrededor de un 20-50% de los adultos sanos son portadores asintomáticos de C. albicans en la boca y un 30-40% en el recto. No obstante, se requiere una predisposición personal para sufrir este tipo de infecciones.

  



Factores predisponentes generales:

• Toma de algunos fármacos: antibióticos, corticoides, inmunosupresores y anticonceptivos
• El embarazo
• Portadoras de DIU
• Diabetes
• Ingesta excesiva de dulces y frutas

La candidiasis vulvovaginal es una de las infecciones más comunes de esta zona corporal, así como de la zona perianal, cuya transmisión puede ser sexual (la menos frecuente) y no sexual, favorecido por factores predisponentes (citados previamente). La presencia de C. albicans en la mucosa intestinal es uno de los factores de riesgo más importantes que favorecen la vaginitis candidiásica. Se estima que hasta el 75% de las mujeres padecen vulvovaginitis candidiásica alguna vez en su vida.

Suele manifestarse con quemazón y picor vulvar, escozor al orinar, así como con mayor flujo vaginal blanquecino. Estos síntomas se acentúan con la micción, al mantener relaciones sexuales y los días previos a la menstruación.

La mucosa vulvovaginal suele estar muy enrojecida y en ocasiones se cubre de pequeñas placas blanquecinas que al desprenderse dejan zonas casi erosivas.

Alrededor de un 5% de las pacientes con vulvovaginitis candidiásica presentan recurrencias de la infección (más de 4 episodios al año).

En estos casos, hay que investigar factores de riesgo: cambios hormonales, limpieza íntima excesiva, uso de ropas ajustadas y sintéticas, elevada frecuencia de relaciones sexuales (en especial sexo oral-anal), etc.

El diagnóstico de la candidiasis vulvovaginal se basa principalmente en la clínica y se confirma mediante estudios microbiológicos (examen microscópico y cultivo). La muestra se obtiene por raspado de la piel/mucosa vulvovaginal, o bien de la toma de los exudados y fluidos vaginales.

El tratamiento comprende varias medidas:

a) Medidas de higiene:

   1) Evitar lavados excesivos y usar productos de higiene íntima.
   2) Evitar humedad y sudoración excesiva. Secarse bien tras la ducha.
   3) Evitar ropas ajustadas y sintéticas. Preferible usar ropa interior de algodón.
   4) Lavar la ropa íntima y toallas a diario con agua muy caliente.
   5) Utilizar preservativo si la pareja sexual presenta síntomas sospechosos (enrojecimiento, picor y escozor genital o anal).

b) Tratamientos tópicos:

Respecto a los tratamientos tópicos disponemos de lociones antisépticas y fármacos fungicidas en crema o en comprimidos vaginales , tales como la nistatina o el clotrimazol, entre otros.

c) Tratamientos sistémicos:

En casos extensos, rebeldes y recidivantes, así como en pacientes inmunocomprometidos pueden ser necesarios los antifúngicos por vía oral (fluconazol, clotrimazol, itraconazol). En ocasiones, requieren ser pautados durante meses e incluso 1 año.

Hasta el 20% de las parejas sexuales de las mujeres con vulvovaginitis candidiásica, pueden presentar colonización de la mucosa oral y genital por C. albicans, pero se ha comprobado que tratarles de forma profiláctica no reduce los episodios de vaginitis. Sí que es conveniente tratar a la pareja cuando nota síntomas compatibles con candidiasis.

d) Medidas inmunoprotectoras:

Puede recomendarse por su efecto inmunoprotector el uso de lactobacilos en las vulvovaginitis recurrentes. Existen preparados orales y también vaginales. Carecen de efectos secundarios importantes.
También puede recomendarse la toma de algún complejo vitamínico si hay carencia de algún mineral u oligoelemento (calcio, zinc, hierro, magnesio...).

[+] Volver al listado de Noticias

NOTICIAS

DERMABIA SOCIAL

Síguenos en nuestras redes sociales y entérate de nuevas ofertas y noticias interesantes.

 

SUSCRIPCIÓN A BOLETÍN

Suscríbete a nuestro boletín y mantente informado de las últimas noticias de Dermabia.

Introduce el correo electrónico:

Se necesita un email válido.Email no válido.

CONTACTO

C/ San Vicente Mártir 4, 1º A
50008 Zaragoza

976 220 141

PERTENECEMOS A:

Dermus - Asociación de clínicas privadas de DermatologíaAEDV - Academia Española de Dermatología y VenereologíaSección

COMPAÑÍAS CONCERTADAS